miércoles, 28 de julio de 2010

Adolfo Marín - La Nueva Música (Libro 1984)


Por una vez y sin que sirva de precedente, dejamos de lado discos, videos, emepetreses, etc, y vamos a dedicarle una entrada a un libro. Eso sí, un libro de música electrónica, por supuesto, y añejo como los sonidos que habitualmente tratamos en esta bitácora. Y un libro que significa mucho para mí, que me ayudó a descubrir sonidos fascinantes durante mi adolescencia, que sigo conservando como oro en paño, y al que dedico esta entrada a modo de homenaje.

"La Nueva Música (Del Industrial al Tecno-Pop)" fue publicado en 1984 por Ediciones Teorema, una editorial especializada en libros de pop y rock. Su verdadero autor es Victor Nubla, insigne miembro del legendario grupo de vanguardia industrial Macromassa. Adolfo Marín no es más que el seudónimo que utilizó para la ocasión.

Se trata de un libro en tapa blanda de unas 300 páginas dividido en once capítulos, el primero de los cuales resume brevemente el nacimiento y prehistoria de la música electrónica, mientras que los diez restantes se centran en revisar infinidad de artistas electrónicos, divididos por países.

Tienen cabida muchos grupos tecno-pop de diversas nacionalidades y contrastada popularidad: The Human League, Depeche Mode, OMD, Yello, Telex, Liaisons Dangereuses, YMO, Yazoo, Gary Numan, Thompson Twins y un largo etcétera. No se corta a la hora de arremeter con dureza contra alguno. Visage, como solía ser habitual en la época, se lleva los tortazos más sonoros.

En la otra cara de la moneda encontramos también abundante información sobre cosas más serias, como Throbbing Gristle, S.P.K., The Residents, Etant Donnés o Esplendor Geométrico. Precisamente uno de los puntos de mayor interés es el capítulo dedicado a proyectos españoles, y no precisamente a Mecano Olé Olé o Vídeo, sino al tecno-pop independiente de El Aviador Dro o Líneas Aéreas, y a francotiradores como los propios Macromassa, Neo Zelanda, Comando Bruno y hasta el disco de La T. El autor dedica también especial atención a los "correos cósmicos" y el krautrock alemanes (Tangerine Dream, Can, Neu!, Faust...), incluyendo también extensos extractos de entrevistas a Kraftwerk.

Por supuesto, el libro tiene sus defectillos. Es una edición barata en papel bastante cutre, con lo cual las fotos de los grupos son en un blanco y negro de pésima calidad. Parece ser que fue escrito con mucha celeridad y cierto desorden e improvisación. En algún momento se atreve a realizar predicciones demasiado osadas: "Quizás cuando este libro vea la luz, Psychic TV estén ya en alguna lista española y sus discos hayan comenzado a distribuirse aquí". Y también hay lugar para algún que otro error garrafal: "Soft Cell... produjeron un single verdaderamente sorprendente, pegadizo, bailable y... especial. Me refiero al 'Non-Stop Erotic Cabaret', vendido en extremo al que sucedió un LP de igual título". Está claro que se refería al single "Tainted Love".

A pesar de todo ello, "La Nueva Música" fue una obra muy atrevida e insólita en España, que además contenía información de difícil acceso en su momento. Pasarían muchísimos años hasta que apareciera algo similar, como por ejemplo "La Madrugada Eterna" de Paco Peiró. Aun así, en muchos aspectos continúa siendo un libro único, todavía válido como obra de consulta y, sobre todo, de gran interés histórico. Si alguna vez tienes la suerte de encontrarlo en alguna de esas librerías de viejo, ¡no dudes en hacerte con él!

15 comentarios:

  1. Cuando lo compré en 1985, prometí que sería mi libro de cabecera en el resto de mis días y a día de hoy lo he cumplido: La Nueva Música sigue estando en mi mesilla de noche 25 años después.

    Este libro significó dar a mi vida el sentido definitivo, dejando en niveles secundarios cualquier otra afición y dando a la música hecha con sintetizadores mi mayor dedicación hasta el día de hoy.

    Yo empecé a conocer la música electrónica en 1978-1979, cuando solo contaba con 11-12 añitos, conociendo a Kraftwerk, Jarre, Vangelis, etc. hasta que en 1980-81, con el auge del Tecno-Pop me dí de bruces con la flor y nata de la electrónica no solo comercial sino también underground (Throbbing Gristle, Cabaret Voltaire....) Pero La Nueva Música añadió los datos que necesitaba para acabar de montar el hermoso puzzle que tenía entre manos, me ayudó a conocer músicos y grupos que no conocía y, sobretodo, me ayudó a poner las cosas en su sitio, destronando a muchos de mis ídolos hasta entonces para otorgar los tronos a los que realmente lo merecían. No en vano pasé de llevar la portada del Oxygene de Jarre en un lado de mi carpeta de estudiante y la de Spiral de Vangelis en el otro, a llevarla forrada de portadas de Conrad Schnitzler, Cabaret Voltaire, SPK, Aviador Dro, etc...

    Le debo mucho a este libro y no pasa semana que no le haya echado algún que otro vistazo, y es por ello que poseo tres ejemplares de La Nueva Música, el primero de 1985 que está realmente hecho un cristo de lo mucho que lo sobé y dos ejemplares posteriores que conseguí en 1995 y en 2005 respectivamente, para mantenerlos en buenas condiciones. Fijaos: 1985... 1995... 2005... eso significa que en 2015 caerá en mis manos el cuarto ejemplar... quien sabe...

    Muchas gracias, amigo Elektroid por tu entrada, un auténtico regalazo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Es un libro fundamental y básico para mí. Y es básico en el profundo sentido de la palabra, pues cuando se editó no sólo propició gran información sobre grupos muy dispares, unidos en muchos casos por un fínísimo "hilillo" que era el uso de la electrónica.
    Por aquel entonces, tuvo los huevos (perdón), de mezclar a SPK con Thonsom Twins, a Conrad Schnitzler con Visage, sin cortarse un pelo.
    Amigo Electroid, lo he vuleto a leer ahora mismo, fue muy suave con Visage comparado con otras críticas del momento.
    Supo dejar a Kraftwerk sólo, como grupo único.
    Sí que estoy de acuerdo en que parece que se hizo deprisa y que tiene errores.
    Me hizo descubrir grupos nuevos y distintos
    ¿Quien coño era Cris & Cosey o Kas Proudckt para mí?
    Me hizo investigar. Compré discos para saber de que iban, como el ya mítico Metal Machine Music de Lou Reed (disco que en dosis pequeñas sí, pero me cuesta digerirlo, pero vale la pena la experiencia).
    En fin, básico y fundamental.
    Pero como os dije en otro comentario, para mí hay algo fundamental y que lo dice el propio título y que el autor repite varias veces a lo largo de libro, y es casi la evolución natural que muchos grupos tuvieron en su sonido, primero más austeros, ásperos e indsutriales y que poco a poco "dulcificaron" y adaptaron para ser más accesible y conocidos por más publico, no de masas, pero más público.
    A algunos puede dolerles, yo no lo veo como grupos "vendidos", sino que es eso, una evolución natural y propia de grupos o artistas que les gusta mira hacia adelante y adentrarse en otras formas de expresión.
    Bueno hay va mi primer comentario por si alguien quiere opinar.
    Saludos eléctricos.

    ResponderEliminar
  3. Me dais muchísma envidia porque no poseo el libro y creo que, a estas alturas, será imposible encontrarlo. Se me llevan los demonios.
    Pero justo con tus palabras al decir que el libro era "algo cutre" en cuanto a presentacion y algunos fallos de estilo e información, yo me pregunto:
    POR QUE NO PODEMOS HACER ENTERE VARIOS UN NUEVO LIBRO PARTIENDO DE ESE MISMO?
    Incluso llegar a publicarlo. Por qué no. Sólo basta que uno se proclame supervisor y el resto aportemos información.
    Yo contaría incluso con dos casas muy fertes de discos en Valencia (Harmony y Oldies) que son fuente fidedigna de información. ¿A que ya os he picado, chiquitines?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Para Atom: Decirte que hace unos dos años, hablé con Victor Nubla (Adolfo Marín) y le pregunté si iba a haber una segunda parte de este libro, a lo que me contestó que no dispone de tiempo pero me invitaba a que lo hiciera yo, habida cuenta de la cantidad de datos que poseo. La verdad es que nunca me puse a ello después de aquella conversación, pero viendo tu propuesta, nunca es tarde.

    La idea me parece buena pero creo que deberíamos tener las cosas muy claras antes de empezar, tanto en lo que se refiere a los datos a manejar como a la forma que se le quiera dar a la obra.

    Creo que tenemos que madurarlo entre todos los que queramos entrar en el proyecto. Yo por descontado me apunto.

    Gracias por la iniciativa, Atom.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Yo en lo que pueda ayudar contar conmigo. Tengo datos, no sé si muchos, pero tengo.
    Estoy de acuerdo en que es algo que hay que madurar.
    Yo propongo que no sólo sea información de discografías de grupos, sino asignar/se determinados grupos y comentar sobre el grupo y lo que uno opina sobre su discografía.
    Bueno aparte, de fotos etc,
    Es una idea. No creo estar a vuestra altura de información, pero contar conmigo.
    Saludos eléctricos.

    ResponderEliminar
  6. Estimados amigos:

    Muchas gracias por vuestros extensos e interesantísimos comentarios. La verdad es que me ha pillado un poco por sorpresa la cantidad y calidad de las reacciones aquí volcadas, esperaba más bien un "0 comentarios" durante un buena temporada...

    Empiezo por el final:
    La idea de Atom de hacer un libro me parece estupenda, una locura que alguna vez he acariciado en sueños. Poniendo los pies en la tierra, para un proyecto así se necesita coordinación, dedicación y disciplina. Y tiempo a sacrificar, claro está. De entrada, estoy de acuerdo con Chorby en que lo ideal sería asignar determinados artistas, o al menos subgéneros electrónicos, a los participantes en el proyecto. En todo caso, me parece una gran idea a desarrollar y debatir, a darle forma, y en la que sin duda también podéis contar conmigo.

    Al hilo de lo narrado por Stahl, en mi caso, entre 1977 y 1979 no sabía exactamente lo que era la música disco, pero me atraían fuertemente las canciones de ese estilo que mi padre tenía desperdigadas en típicas cintas de superéxitos (no teníamos tocadiscos). No sabía nombres, pero los averigué años después: Patrick Hernandez, Donna Summer, Moroder, Sheila B. Devotion, Belle Epoque, Dee D. Jackson, Baccara... El nombre que sí conocía era, cómo no, Boney M, al que podríamos llamar como mi primer "grupo favorito".

    Mi padre me regaló en mi 11º cumpleaños de 1980 el cassette del "The Age Of Plastic" de The Buggles que le había pedido. Fue la primera de una larga serie de cassettes que fui agenciándome gracias a regalos en metálico de padres y familiares. Eran sonidos dispares (disco, tecno-pop, y hasta rock sinfonico) pero con la tecnología y/o ritmo como denominador común.

    El tecno-pop que arrasaba en los primeros 80, arrasó también en mis oídos desbancando a lo demás. Siendo aún un niñato, me buscaba la vida cada mes para comprarme la revista Rock Espezial. Con ella empecé a interesarme en grupos electrónicos menos conocidos a nivel popular. En 1984, el tocadiscos llegó a casa. Desde entonces, invertí íntegramente en discos la asignación semanal de mis padres, a los que bastantes dolores de cabeza les di con este asunto. Pero no había otra cosa para mí. Duro que me caía, duro que invertía en discos. Siempre electrónicos. Me daba igual Depeche Mode que Cabaret Voltaire. Lime o SPK. Trans-X o Esplendor Geométrico. Mientras tuvieran RITMO Y SONIDO 100% SINTÉTICO, me daba igual. Experimentalismos o vanguardias excesivas no me atraían. Radio P.I.C.A. y el inovidable programa de TVE "La edad de oro" me acabaron de alumbrar el camino a seguir. Casi 30 años después, mis premisas apenas han cambiado.

    Con este libro, nombres de los que jamás había oído/leído se convirtieron en mi objetivo: Liaisons Dangereuses, Der Plan, Malaria, Tuxedomoon, Bene Gesserit, Kas Produkt... Algunos tardaría muchos años en escucharlos. En particular, uno se me resistió durante más de 20 años: Metakrilato(R).

    Adquirí "La Nueva Música" a finales del 84 o principios del 85. Fue por casualidad, lo vi en el escaparate de una tienda de discos que frecuentaba mucho, y no me lo pensé dos veces. No lo conocía, pero sacrifiqué la compra de un disco y me hice con él sin ni siquiera mirar el índice. 25 años después, lo conservo sobadete pero aún en perfecto estado de revista.

    Y con todo este asunto, por enésima vez me lo voy a leer de cabo a rabo!

    Salu2!

    ResponderEliminar
  7. boomerangel@terra.es6 de agosto de 2010, 9:40

    Hola! he visto la entrada del miercoles 28 julio y no he podido resistirme a enviaros un comentario porque a parte de que soy de vuestra quinta, mas o menos,poseo este libro desde hace doce años y ya conocia y tenia música de esos grupos a los cuales mencionaba el tal adolfo marin desde la epoca en que fue editado (año 84) pero cuando lo compré fué por correo y creo que en el catalogo de venta TIPO!! me costo 6 euros;si, realmente barato para lo que vale en su peso....lo bueno es que gracias a él acabé de conocer a grupos y biografia musical de unos tantos y de otros que no tenia ni idea de que existiesen o que poseia su musica pero los desconocia;tambien. Asi pude ir completando lo que para mi hasta dia de hoy sige siendo una motivacion personal de por vida que es la música, en particular la electrónica y la recoleccion de todo lo que tenga que ver con ella.
    El libro en si me gusta porque cumplió con suficiente rigor la funcion de exponer los grupos y estilos de aquella epoca y creo que en su momento,que hubiese salido al mercado un libro de estas caracteristicas era muy atractivo para unos cuantos fanáticos como nosotros,pero ha llovido mucho desde entonces y es ahora cuando -viendo esa portada robada a DER PLAN-,el libro tiene su verdadero valor en el tiempo.
    Gracias a vuestros blogs he podido aumentar mi cultura musical electrónica y eso incluye las muchas descargas que he bajado para incrementar mi biblioteca musical de muchos grupos que se quedaron en el camino o que no encontraba en ninguna tienda musical, etc , sinceramente MIL GRACIAS!!! otra vez. Quiero acabar este comentario-saludo con mi disposicion a questiones musicales o cualquier tipo de busqueda que necesiteis de mi humilde archivo musical en la direccion de correo que aparece en comentarista.Uno de mis deseos seria poder crear mi propio blog... pero falta de tiempo y asuntos familiares hacen que eso sea una meta a largo plazo, mientras disfrutaré del paseo entre blogs como los vuestros, saludos!!!!
    Wahnfried.

    pd: os suena de algo mi alias...?

    ResponderEliminar
  8. Wahnfried, en primer lugar darte la bienvenida por estos lares, y en segundo lugar, agradecerte tu interesantísima aportación. Este libro, como explicas, nos ha sido imprescindible a unos cuantos chiflados de la música electrónica.
    Lo de crear un blog es cuestión de voluntad y algo de tiempo libre. Aunque no soy el más indicado, pues ya hubo una edición anterior de este blog que tuve que dejar correr durante un tiempo, te animo a que te atrevas con ello.
    Salu2!

    ResponderEliminar
  9. Hola a tod@s. Acabo de descubrir este blog y esta entrada por casualidad y creo que me pasaré por aquí bastante a menudo.

    Sobre el libro del Víctor Nubla, poca cosa puedo decir que no se haya comentado; sólo explicaré un poco cómo lo descubrí. Contaba yo con 18 tiernos años y ya por aquel entonces escuchaba música electrónica más que otra cosa, principalmente DM, OMD, Kraftwerk y música dance (eso era todo lo que conocía). Hasta que un día me compré el Todo Techno II (que en realidad se debería llamar Todo Techno Pop II) y pocos días después, en una biblioteca, descubrí esta maravilla de libro. Todo lo que quería saber de la música electrónica estaba ahí. Grupos, historia, instrumentos... Todo. Así comenzó una obsesión por la música electrónica que todavía siento.

    Hace poco lo redescubrí y retrocedí muchos años. Es cierto que tiene algunos fallos, sobre todo en cuestiones de nomenclatura de estilos, decir "Emulator" en vez de "sampler" (aunque éste es disculpable), etcétera.

    Saludos electrónicos.

    ResponderEliminar
  10. Parèntesi, muchas gracias por tus comentarios y por tu interesante aportación.
    Realmente curioso que hayas descubierto este libro en una biblioteca. A pesar de esos pequeños fallos, es una obra aleccionadora como pocas. Los aficionados a la electrónica que actualmente lucimos canas aprendimos mucho con este libro.
    Salu2!

    ResponderEliminar
  11. Este libro cambió mi vida. Es un antes y un antes....no hay nada igual en este país. Una gran obra de referentes. Tuve la suerte de conocer al artífice que firma con pseudónimo esta obra. :)) Volvería a comprarlo únicamente por tener otra copia más. No me importaría.

    ResponderEliminar
  12. hola que tal, mi nombre es oscar y escribo desde mexico. tengo 27 años y mas de 8 escuchando musica hecha con sintetizadores de finales de los años 70s y principios de los años 80. ninguna musica en el mundo al escucharla me hace sentir igual y hace 1 año que cayo a mis manos este libro que sin duda alguna es una referencia obligatoria para los amantes del genero. lo atesoro con cariño desde que esta conmigo y apenas lo estoy conociendo aun. un saludo para todos ustedes desde mexico y aqui tambien escuchamos synth-pop. vivan los eternos 80ssssssssss!!!!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola.

    Wolfgang Flür (ex Kraftwerk) publica en español su polémica autobiografía titulada KRAFTWERK: YO FUI UN ROBOT.

    Podéis seguirnos en FACEBOOK:
    Kraftwerk Yofuiunrobot

    ResponderEliminar
  14. No sabía que Víctor Nubla estaba escondido detrás del tal Marín. Gracias.
    Uno de mis libros de cabecera desde hace como 25 años ya.

    ResponderEliminar
  15. Este fué mi primer libro que compré sobre musica electrónica y gracias a él decubrí infinidad de grupos y estilos que me influenciaron notablemente en mi hobby y dedicación amateur de entonces y actual, la musica electronica... en su edición, programación y disfrute emocional. A este libro le tengo un especial cariño...

    ResponderEliminar