jueves, 1 de julio de 2010

Electrosoniks - Electronic Music (LP 1967)


Vamos a cambiar totalmente de tercio, reeditando íntegramente otra entrada de la difunta primera edición de este blog, que decía así:

Hagamos un viaje al jurásico de la música electrónica popular, de la mano de uno de los discos más increíbles, únicos y pioneros que he tenido oportunidad de escuchar. Por una vez, dejemos de citar a Kraftwerk como génesis del techno y hagamos mención de estos verdaderos aunque poco conocidos pioneros de la música electrónica realizada para el pueblo, unos chalados que antes incluso de la era moog y el space-pop, ya se dedicaban a hacer ruiditos con extraños artefactos que ocupaban salas enteras mientras los hombres-máquina de Düsseldorf aún tomaban clases de solfeo y flauta durante su EGB.
Electrosoniks, hermoso nombre que hoy en día cualquiera podría haber adoptado para su proyecto retroelectro, fue algo así como un dúo electrónico avant-la-lettre formado por los holandeses Tom Dissevelt y Dick Raaijmakers, éste último firmando con el seudónimo Kid Baltan. Ambos trabajaban para el laboratorio NatLab, propiedad de la marca holandesa Philips y destinado a la experimentación con fuentes sonoras electrónicas.
Aunque este disco fue publicado en 1967, en realidad recopila material que fue grabado unos cuantos años antes, lo cual lo hace todavía más sorprendente si cabe. Tan sólo unos ligeros retoques en las mezclas, simplemente para mejorar el efecto estéreo, y cambios en la mayoría de títulos de los temas, rebautizados para que sean más descriptivos a oídos del mercado al que estaba destinado el disco son las únicas diferencias respecto a los originales.
En concreto, el primer tema, "Song Of The Second Moon", obra del citado Kid Baltan, fue publicado nada más ni nada menos que en 1957, en un 7'' promocional publicado por Philips para tratar de divulgar a nivel popular la entonces completamente novedosa música electrónica, todavía oculta en el académico reducto experimental formado por individuos como Stockhausen o Varesse. Debe considerarse este melódico tema como la primera producción de música electrónica popular de la historia. Tan sólo para situarnos un poco, en 1957 los Beatles ni existían, y Elvis Presley aún tenía que ir a la mili.
Otros cuatro fantásticos y evocadores temas ("Moon Maid", "The Visitor From Inner Space", "Sonik Re-Entry" y "Orbit Aurora"), obra de Tom Dissevelt, fueron grabados con la colaboración de Baltan en tareas de producción entre 1958 y 1959, y publicados los cuatro en 1962 en un EP de siete pulgadas, también a través de Phillips, titulado "Electronic Movements". No sabría cómo etiquetarlos: ¿Technoexótica? ¿Retroambient? ¿Lounge cósmico? No es necesario, son únicos.
La ración de electrojazz dodecafónico de cine negro titulada "Twilight Ozone", también de Dissevelt, y "The Ray Makers" de Baltan (haciendo clara referencia a su apellido Raaijmakers), un severo correctivo a base de ambientaciones industriales y secuencias prototechnoides que se anticipa unas cuantas décadas al futuro devenir del sonido electrónico, vieron la luz en 1961 en forma de 7'' titulado simplemente "Electronic Music".
Y por último, el experimental "Pianoforte" de Baltan, que fue grabado en 1960 utilizando tan sólo los sonidos de un piano modificado, aunque no fue publicado en la época.
Para quien quiera profundizar más en la obra de estos dos caballeros, el sello holandés Basta Music publicó en 2004 una hermosa caja retrospectiva titulada "Popular Electronics" y que aún está disponible, que contiene 4 CDs, 7 libretos plagados de textos y fotos de la época, y otros extras. La caja incluye todos los temas de este disco en su mezcla original, amén de otras obras de Dissevelt, Baltan y otro holandés llamado Henk Badings. Por cierto, 3 ó 4 años antes el mismo sello tuvo también el detalle de sacar a la luz las grabaciones electrónicas de otro chiflado visionario llamado Raymond Scott, del que hablaré algún día en una futura entrada.
DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

5 comentarios:

  1. Bueno este lo tengo gracias a ti y es muy avanzado para su época. No soy muy devoto de estos sonidos, pero hay que reconocer que se debe de escuchar música de este tipo de vez en cuando, para recordar de donde vienen muchas cosas posteriores.
    Saludos eléctricos.

    ResponderEliminar
  2. una joya, nada de escuchar "para recordar"
    es excelente música y se mantiene por si sola, sin comparaciones ni contexto.

    ResponderEliminar
  3. olvide decir... mis agradecimientos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por subir esta joya, un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Lo máximo, lo he buscado por años, gracias por colgarlo !!!!

    ResponderEliminar