sábado, 29 de enero de 2011

Parade Ground - Cut Up (LP/CD 1988)


Parade Ground fue un dúo belga formado por los hermanos Jean-Marc y Pierre Pauly en 1982. Durante 6 largos años permanecen en el absoluto underground, publicando diversos singles y maxis de cariz más minimal, hasta que en 1988 aparece este "Cut Up", su único trabajo en formato LP.
A Parade Ground se les metió en el saco de la electronic body music por el simple hecho de que el disco fue publicado por Play It Again Sam, sello estrechamente vinculado al citado género. De hecho, su excelente y pegadizo "Strange World" fue incluido en una histórica recopilación del sello titulada "This Is Electronic Body Music", lo que les daría a conocer a un público más amplio. Si bien el tratamiento percusivo en ése y en algún otro tema pueda aproximarles ligeramente a la EBM, lo cierto es que su estilo está mucho más cerca de un synth-pop de connotaciones cold wave, incorporando guitarras que en ocasiones les acercan más al sonido, por ejemplo, de los primeros New Order, que a los ritmos industriosos de los coetáneos Front 242, Nitzer Ebb, Borghesia, Klinik, etc. Además la voz algo aguda y un pelín cansina del vocalista, que me recuerda pero que mucho al cantante de China Crisis, no encaja con las voces profundas y roncas típicas de la body.
De este LP se extrajeron dos singles, el citado "Strange World" y "Hollywood", tras cuya publicación Parade Ground se separan para pasar a formar parte del staff de colaboradores de Front 242 durante la década de los 90, grupo con el que siempre mantuvieron una estrecha relación, y llegan a poner las voces en el álbum "Up Evil" de estos últimos. Sorprendentemente, en 2007 reaparecen en escena, publicando un indigesto álbum de puro ruidismo industrial titulado "Rosary",  producido precisamente por Patrick Codenys de los 242, que absolutamente nada tiene que ver con su pasado synth-pop.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

sábado, 22 de enero de 2011

Master Genius - Let's Break (12'' 1984)


Vamos ahora a por un disco que probablemente no sea un dechado de virtudes en lo que a calidad se refiere, pero que... bueno, tuvo su gracia en su momento y, al menos para mí, tiene un cierto valor de tipo... nostálgico.
A raíz de la expansión mundial de la moda break dance que tuvo lugar a mediados de los 80, fue considerable la cantidad de discos y recopilatorios asociados al fenómeno que invadieron el mercado, la mayoría de ellos productos oportunistas de escasa calidad y realizados por proyectos coyunturales de corta vida.
Metido dentro del mismo saco, aparece en 1984 este curioso 12'' titulado "Let's Break", realizado por un dúo de productores holandeses de música disco sintética llamados Adams & Fleisner, quienes trabajaban con diversos alias, siendo el de Digital Emotion el más conocido. En esta ocasión se hicieron llamar Master Genius. Este disco fue también publicado en España a través de Fonomusic, obteniendo un notable éxito en discotecas y emisoras radiofónicas. Posiblemente es recordado por las onomatopeyas del Pájaro Loco que contiene.
Sin embargo, aunque hay muchos scratches y guiños al break dance, apenas hay presencia de los típicos ritmos quebrados propios del género. Lo que abunda es pura y simple música disco electrónica, en estricto compás 4/4, bastante correcta, subidita de bpm's y de tendencia hi-energy.
El grueso prinicipal del disco lo componen dos megamixes, uno en cada cara, que mediante breaks, efectos y secciones instrumentales realizadas expresamente en el estudio, empalman diversos fragmentos de temas del estilo entonces llamado tecnodisco. Incluye tanto segmentos de superéxitos como el "Living On Video" de Trans-X, como de temas propios como el "Go Go Yellow Screen" bajo el alias Digital Emotion.

Pocos meses después, los mismos productores sacaron otro artefacto similar en formato LP, titulado "Let's Break Into The 80's", repitiendo el mismo planteamiento aunque con mucho menor éxito, y el proyecto Master Genius deja de existir. Al poco tiempo dan vida a otra afortunadamente breve aventura bajo el nombre de Video Kids, explotando hasta la saciedad los cantos del Pájaro Loco mediante la horripilante "Woodpeckers From Space", una estúpida cancioncilla que supongo que todo el mundo que tenga ya cierta edad habrá sufrido alguna vez, y que se conoció aquí con el título de "Pájaros Carpinteros desde el Espacio".

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

miércoles, 19 de enero de 2011

Performance - Performance (12'' 1982)


Vamos ahora con otro disco más raro que un perro verde. Su rareza no radica en la dificultad en conseguir el vinilo original (se encuentra con relativa facilidad y a precios más o menos asequibles), sino en su contenido sonoro y en lo poco que se sabe de sus autores.

Este maxi sin título es, hasta donde yo sé, el único testimonio discográfico de un trío residente en Francia llamado Performance, formado al parecer por un alemán (Erik Küntz), un holandés (Karl Holmqvist) y un único francés (George Hébert). Fue publicado en 1982 a través de Celluloid, un importante sello franco-americano que a lo largo de los 80 se encargó de la edición en el país vecino de los discos de grupos como los Material de Bill Laswell (quien a su vez era uno de los co-propietarios del sello), The Residents, Tuxedomoon, Yello, Soft Cell y un largo etc., amén de grupos locales y otros de menor calibre.

A pesar de contener cinco temas, la duración total no supera los 11 minutos. El disco se abre y se cierra de la misma manera, es decir, con sendos temas synth-pop ("Pilotes" e "Idéal Présent"), de sabor refrescante y agradable melodía. Entre ambos se sitúan los otros tres cortes, que dan la sensación de ser breves ideas o bocetos sin desarrollar. "Idéal Prison" es algo así como un intrigante reprise de "Idéal Présent", mientras que "Sécurité" y "Tapage Nocturne" son dos miniaturas instrumentales, de ritmo y carácter apacible la primera (no puedo evitar que me recuerde al dúo Air), y más misteriosa la segunda.

Desde luego, este disco no es la obra magna del synth-pop galo, pero suena atemporal y se deja escuchar placenteramente durante esos 10 minutos en que a veces uno sabe qué música poner. En todo caso, es otro extraño fruto de la irrepetible agitación creativa y tecnológica de los primeros 80, que bien merece la pena (re)descubrir.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

sábado, 15 de enero de 2011

Líneas Aéreas - Líneas Aéreas (7'' EP 1983)


(Entrada publicada originalmente en la primera y difunta edición de este blog).

Seguimos con otro de los grupos españoles que tan sólo publicaron un disco. En este caso se trata de los barceloneses Líneas Aéreas, formados por Francisco Palomo (alias Frank P.S.) y Jorge Gúber (ex-guitarra del legendario grupo del legendario grupo punk Último Resorte y de Cosmopolitas junto a Demian).
Publicaron esta única joya en 1983, una de mis favoritas de toda la vida. Aún recuerdo cuando un par de años después, siendo un adolescente, lo encontré en un cajón de saldos a 50 ptas. en un Corte Inglés. Fue publicado a través de Discos Para Desayunar, subsidiaria de Flor y Nata Records, supuestamente en tirada de 1000 ejemplares.
Los tres temas que contiene este EP a 33 rpm, uno de ellos cantado en alemán, fueron grabados en 8 pistas y con escasos medios, y siguen la corriente de ficción tecnológica y afán europeizante promovida por grupos como Kraftwerk, aunque sus robóticos y austeros ritmos les acercan más al sonido de los primeros Human League.
Desgraciadamente el proyecto no tendría continuidad. Quién sabe lo que podrían haber hecho con mejores medios y producción, y si la revista Rock Espezial, referente de la modernidad de la época, los hubiera tratado mejor. A Gúber se le localiza 2 años después en Bégica, publicando como Metropakt un par de temas en sendos recopilatorios colectivos, y en 1988 se alia con Krishna Goineau (ex-Liaisons Dangereuses, suya es la voz del mítico "Los Niños Del Parque") para publicar un único disco con el nombre de Velodrome, uno de cuyos temas, "Capataz", se convertiría en un clásico de la ruta destroy valenciana de finales de los 80.
Hoy en día el disco de Líneas Aéreas, jamás reeditado, es una de las piezas españolas más arraigadas (y cotizadas) entre los coleccionistas de minimal synth de todo el mundo.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

miércoles, 12 de enero de 2011

Demian - Kopek/Duende (7'' (1983)


(Entrada publicada originalmente en la primera y difunta edición de este blog).

Peculiar y divertido single publicado por la independiente Lollipop en 1983, compañía que actualmente sigue en activo. Sería el único disco de Demian que vería la luz.
Este barcelonés formó parte junto a Jordi Gúber de un dúo electrónico de breve vida llamado Cosmopolitas. Tras separarse, Guber formaría Líneas Aéreas, mientras que Demian funcionaría en solitario, editando al parecer algunas maquetas que jamás he visto ni escuchado, y este único disco.
La divertida cara A, "Kopek", que hoy día podría formar parte de esas antologías de material friki o bizarro, es un tema de electro-pop minimal que, siguiendo cierta moda romántico-europeísta de la época, incluye recitados en ruso (!), como si de clases particulares de este idioma se tratara, y frases tan desternillantes como "por qué niet open the fenêtre?"
El sonido es muy electrónico y minimal, aunque la presencia de un violín en los comienzos y finales de los temas me resulta algo prescindible. En la forma de cantar se notan claras influencias de David Sylvian de Japan, a la sazón uno de los estandartes de la modernidad snob.
"Duende" en la cara B es un tema synth-pop más convencional. Curiosamente en los créditos consta como productor de este tema un tal Mike Thorn, no sé si se tratará en realidad de Mike Thorne, el que fuera productor entre otros de Soft Cell o Communards, la verdad es que me sorprendería bastante.
Tras este single, nunca más se supo de este hombre. Por cierto, a destacar también la bonita portada desplegable.
DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

sábado, 8 de enero de 2011

Raymond Scott - Soothing Sounds For Baby Volume I (LP 1963)


De nuevo dedicamos una entrada a la paleontología de la música electrónica. Hoy le toca el turno a Raymond Scott, un verdadero genio visionario que, si no hubiera sido por su enfermizo secretismo, celo profesional y exagerado perfeccionismo hubiera sido sin duda uno de los nombres clave de la electrónica popular del siglo XX.

Hay ingentes recursos en la red sobre Raymond Scott y en especial sobre su faceta electrónica, por lo que aquí haremos tan sólo una breve síntesis expandible.

Respecto al disco que posteamos hoy, se trata de la primera entrega de la serie "Soothing Sounds For Baby" de 1963, formada por tres volúmenes independientes, desarrollados junto a un tal Instituto Gesell para el desarrollo del niño y destinadas nada más ni nada menos que a calmar y a la vez estimular diversas facetas del crecimiento de los bebés. Este primer volumen estaba pensado para bebés de 1 a 6 meses. Los otros dos iban destinados respectivamente a bebés de 6 a 12, y de 12 a 18 meses. Fueron publicados en ediciones sumamente cortas por Epic en 1963, y puede decirse que son los únicos trabajos electrónicos de Raymond Scott publicados en vida de manera oficial.

Se trata de una música completamente electrónica, realizada en parte con el Electronium de su invención, así como otros instrumentos ajenos y añejos, como el Ondioline. Son por lo general temas bastante extensos, apacibles, muy minimalistas y ambientales, que generalmente repiten hasta lo mántrico melodías de aire infantil o ritmos que emulan objetos de la vida real (relojes, máquinas de escribir, etc) con leves evoluciones del sonido. Tengo serias dudas de cómo reaccionarían los infantes al escuchar estas juguetonas y marcianas letanías sintéticas, pero lo que está claro es que es una increíblemente pionera música ambiental. Brian Eno tardaría más de diez años en publicar su "Discreet Music".

Estos tres discos han permanecido prácticamente en el anonimato hasta que el sello holandés Basta Music los reeditó en 1997, tanto en formato CD como en vinilo de alta calidad, reproduciendo en este formato las portadas y textos originales.

Para ampliar a fondo conocimientos sobre la vida y obra de Scott, existe un documental biográfico titulado "Deconstructing Dad - The Music, Machines and Mystery of Raymond Scott" cuyo trailer podemos ver aquí:

Y existe también un imprescindible doble CD más libro, de obligada compra para cualquier aficionado serio de la retroelectrónica, titulado "Manhattan Research", del que nuestro amigo Audionaut da buena cuenta en su fantástico blog Audionautas. Fue también publicado por Basta Music en 2001, y que sirvió para dar a conocer de manera más amplia y general las chifladuras electrónicas de este caballero, hasta entonces prácticamente desconocido a pesar de todo el tiempo y recursos que dedicó en vida al asunto. Tan sólo por el impresionante libreto de más de 100 páginas, plagado de fotos de época, toneladas de información, entrevistas, etc., vale su peso en oro. Y si añadimos el contenido sonoro de los 2 CDs, una excelsa recopilación plagada de prehistóricos sonidos sintéticos realizados por Scott desde sus laboratorios privados en los años 50 y 60, precisamente llamados Manhattan Research, podemos decir que estamos ante uno de los más importantes álbumes electrónicos jamás publicados. Nunca, nunca me cansaré de recomendar encarecidamente este álbum.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

sábado, 1 de enero de 2011

Snowy Red - Snowy Red (LP 1981)


Inauguramos el nuevo año con una entrada dedicada al primer LP de Snowy Red, una pieza poco menos que legendaria dentro de esa "campaña de recuperación de la memoria sintética" conocida como minimal synth.

Snowy Red fue el nombre artístico de un belga apodado Mickey Mike y de nombre real Marcel Thiel. Tras formar parte de Chainsaw, según algunos la primera banda punk que existió en Bélgica, a finales de 1980 cambia totalmente de tercio, se monta un modestísimo estudio doméstico con equipación analógica, y autopublica éste primer álbum, de título homónimo, en 1981.

Resulta evidente la influencia de artistas coetáneos como Gary Numan o John Foxx, aunque las limitaciones impuestas por la escasez de recursos en este disco le da ese toque distintivo y especial, en muchos momentos considerablemente oscuro, hipnótico y repetitivo. Asimismo, en temas como "Maud Is Dead" o "Baby Tonight" se advierte también la más que probable atracción que Mickey Mike sentía por Suicide.

Su puesta en escena es la típica de este tipo de artistas durante los primeros 80 y que ponía nerviosas a las mentalidades más rockistas y conservadoras de la época: Mike solo en el escenario, acompañado de un par de bailarinas, magnetofones con cintas pregrabadas y pases de diapositivas.

Al año siguiente, amplia ligeramente su estudio, al que dota ya de 8 pistas, y aparece su segundo LP, "The Right To Die", también autopublicado a través de su propio sello Dirty Dance e igualmente de sumo interés.

A partir de 1983, Snowy Red pasa a ser un grupo de cinco miembros, publicando al año siguiente un irregular álbum titulado "Vision". Su sonido se ha profesionalizado y se inclinan por un funk electrónico más comercial. A pesar de mantener cierto aire oscuro en algunos temas, el encanto de esos dos primeros LPs se ha perdido totalmente.

Tras un largo período de silencio, Snowy Red reaparece en 1988, de nuevo como proyecto en solitario de Mike, y da un nuevo giro a su trayectoria. Publica al año siguiente su cuarto y último álbum, premonitoriamente titulado "The Beat Is Over", orientado esta vez hacia la EBM y el new beat, estilos que estaban en su máximo apogeo y en los que pasa a ocupar una modesta posición, ascendiendo ligeramente su popularidad. Se embarca en una gira europea junto a à;GRUMH y Skinny Puppy, tras la cual desaparece totalmente.

A principios de los 2000, el floreciente interés en oscuridades electrónicas de 20 años atrás motiva la reaparición en 2004 de Snowy Red para dar algunos conciertos, con Mike acompañado en esta ocasión por un guitarrista llamado HH Del Rio. Parecía que iba a haber continuidad en la resurrección mediante la publicación de nuevo material, pero finalmente se encalló por asuntos legales y no vio la luz.

En mayo de 2009 Marcel Thiel fallece a causa de complicaciones post-operatorias derivadas de multiples problemas de salud que venía arrastrando.

Hoy día, o por lo menos hasta hace un par de años, la cotización tanto de éste como de su segundo álbum podía superar los 150-200 € cada uno. La proliferación de reediciones piratas, crisis, saturación del mercado, etc, ha motivado un ligero descenso. Por cierto, es una verdadera lástima que a estas alturas todavía no se haya reeditado este material de manera oficial.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)