miércoles, 22 de diciembre de 2010

A Number Of Names - Sharevari (12'' 1981)

Por norma general suele citarse a los detroitianos Cybotron, y en concreto su tema "Alleys Of My Mind" de 1981, como la semilla original del denominado Detroit techno, género que se expandió a lo largo y ancho del planeta unos cuantos años después aprovechándose del fenómeno acid-house. Quizás debido a la presencia de Juan Atkins en esos primeros Cybotron, uno de los miembros de la llamada Santísima Trinidad del techno de Detroit junto a Derrick May y Kevin Saunderson, y una autoridad mundial en el ámbito de la música electrónica, esa afirmación se ha considerado generalmente un teorema irrefutable.
Sin embargo, no son pocas las voces que discrepan al respecto, argumentando con contundencia que este visionario maxi titulado "Sharevari", publicado semanas antes del citado tema de Cybotron, contiene la verdadera esencia que dio origen al subgénero. Y puede ser que razones no les falten.
A Number Of Names fue un efímero trío, también de Detroit, formado por Sterling Jones, Paul Lesley y Roderick Simpson. Su testamento discográfico se reduce prácticamente a este tema emblemático que aquí presentamos. A pesar de la corta vida artística de sus autores, este tema ha alcanzado tal estatus de leyenda que su  nombre aparece ya escrito en letras de oro en todas las narraciones históricas de la música electrónica popular que se precien, como el libro "Techno Rebels" de Dan Sicko, en el que profundiza con detalle al respecto.
En resumen, "Sharevari" debe su título a un club de Detroit de idéntico nombre, un glamouroso local frecuentado por la flor y nata del pijerío local, que acudían en sus lujosos coches ataviados con prendas de alta costura, y donde las ondas neorrománticas, tecnopoperas e italodiscotequeras, emitidas desde la Vieja Europa, causaban estragos entre una juventud ávida de sonidos modernos. El nombre del club proviene a su vez de una línea de moda francesa llamada Charevari.
Precisamente de todo ese lujoso ambiente trata la canción, algo que quizás no encaja con la imaginería científica y tecnológica que se le presume al techno. Sin embargo, el colchón musical sobre el que A Number Of Names narra su historia se avanza sin duda unos cuantos años al devenir de la eletrónica de baile. Evidentemente, contiene trazas de música disco y textos algo superficiales, pero esa línea de bajo, de carácter oscuro, hipnótico y lineal, anticipa claramente unas estructuras acid todavía muy lejanas. En todo caso, un tema que sin duda hay que tener en cuenta a la hora de narrar la apasionante historia de la música electrónica.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

4 comentarios:

  1. Me hace un poco de gracia eso de que se reivindique ser el primero en un género musical.
    Me da un poco igual, porque estamos hablando de semanas.
    En cualquier caso un gran tema, como los de Cybotron.
    Y lo de siempre, los aires (y más que aires) sintéticos kraftwerianos presentes.
    Saludos eléctricos.

    ResponderEliminar
  2. Divertidos y frios. ¿Se puede pedir más?

    ResponderEliminar
  3. Cierto amigo Chorby, aunque supongo que es justo reconocer a los pioneros, sean quienes sean. En todo caso, Cybotron y sobre todo Juan Atkins ha tenido mucha más influencia en el devenir techno que los efímeros A Number Of Names.
    Precisamente eso es lo único que podríamos pedir: que este proyecto hubiera durado un poco más...
    Salu2!

    ResponderEliminar
  4. Amigo Elektroid, no me parece mal que se reivindique, lo que me hace gracias es el lo de "semanas" de diferencia.
    Saludos eléctricos.

    ResponderEliminar