sábado, 20 de noviembre de 2010

A Covenant Of Thorns - Hallowed & Hollow (CD 1999)


Seguimos con synth-pop, aunque en esta ocasión con un proyecto colindante con la dark wave y más cercano en el tiempo.

En los albores del nuevo milenio, se puso muy de moda una entonces pionera web llamada mp3.com y que nada tiene que ver con la actual. En aquella época, a través de ese portal, cualquier grupo o músico aficionado podía darse a conocer, colgando fotos, información y temas para descarga gratuita, e incluso organizarlos a su gusto en álbumes, denominados DAM CDs. Puedes expandir la entrada para más información al respecto.

Fue precisamente en aquella original y genuina mp3.com donde descubrí casualmente este singular proyecto, inicialmente establecido en Seattle y luego trasladado a Chicago, llamado A Covenant Of Thorns, nombre bajo el que se esconde su único miembro, Scott-David Allen. A través de su cuenta en el citado portal, en 1999 puso a la venta on line en formato DAM CD este "Hallowed & Hollow", su primer álbum, del que ofreció a modo de apetitoso adelanto 4 ó 5 de sus temas en descarga gratuita y que se mantuvieron en las posiciones más altas de las listas especializadas dentro del portal. Esos temas me atraparon totalmente, y motivaron que éste álbum fuera una de las pocas compras que hice a través de esa web.

En un primer momento, tanto el nombre del proyecto como la imagen de su único integrante, quien en su perfil aparecía vestido de riguroso luto en numerosas fotografias tomadas en un cementerio, parecían indicar una clara orientación hacia lo gótico. Y realmente es así, pero con algunos matices que lo distancian ligeramente de los estereotipos más comunes de esa escena. Sus textos, según él escritos en un momento muy oscuro de su vida, nos hablan de melancolía, tristeza, desesperación, muerte y otros asuntos de similar índole, pero sin cerrar la puerta a la esperanza y desde un punto de vista muy intimista y francamente emotivo, no aptos para ser escuchados en determinados estados de ánimo. Además, Allen los canta con una voz suave y tímida que se aparta de las voces graves y dramáticas habituales en la escena dark, encargándose además de las voces de acompañamiento.

Respecto a la música, su estilo es un dark synth-pop de gran belleza melódica, evocador y por lo general reposado, de acento añejo y tenues matices épicos, ejecutado domésticamente mediante modestos medios electrónicos y grabado en 4 pistas. Puede ser comparable estilísticamente a grupos como The Frozen Autumn, los veteranos Clan Of Xymox o algunas cosas de Wolfsheim. Aparte, Allen ha reconocido siempre que las dos mayores influencias que ha recibido son las de Gary Numan y Depeche Mode, siendo especialmente evidente ésta última en los temas más pausados del álbum, cuya voz me recuerda bastante a la de Martin L. Gore.

Resulta difícil destacar algún tema en particular entre tanta excelencia. A mí particularmente me encantan "Empty Exorcism", "Purgatory", "Forever" y, sobre todo, "Drive Me Home", una impresionante canción que quizás hubiera sido aún mejor si hubiera durado un par de minutos menos, un insignificante defectillo del que adolece algún que otro tema.

El ritmo de trabajo de A Covenant Of Thorns es sumamente lento. Hubo que esperar hasta 2004 a que viera la luz su segundo álbum, titulado "If The Heavens Should Fall", autopublicado ya fuera de mp3.com, y en el que se palpa la evolución y mejora a nivel vocal, técnico y compositivo, y un rumbo hacia derroteros algo más luminosos. Y lleva 3 años trabajando a ratos en su tercer CD, cuya grabación dice estar ya a punto de concluir.

En definitiva, sin duda éste no es el disco adecuado para organizar una fiesta loca de baile y desenfreno, de hecho podrá resultarle algo soporífero y/o depresivo a más de uno, pero tiene gran interés si trata de escucharse con atención, y es ideal para quedarse en casa y contemplar la lluvia golpeando los cristales durante una de esas tristes tardes invernales, mientras meditamos en nuestro más profundo interior sobre nuestro pasado, presente, futuro, y sobre nuestro inevitable final...

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

5 comentarios:

  1. geniales discos,gracias por tu trabajo.saludos de nuevo desde la patagoniA SUR

    ResponderEliminar
  2. Ostras, los DAM cd's algunas verdaderas joyas tengo por ahi, que recuerdos.

    ResponderEliminar
  3. muy agradecido de que hayas posteado esta info, yo tabien vivi lo mismo que tu en ese entonces, el internet era diferente, gracias por portear tu material

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por compartir, qué ha sido de usted? recién descubro su blog.
    Saludos cordiales desde México.

    ResponderEliminar