miércoles, 13 de octubre de 2010

Attilio Mineo - Man In Space With Sounds (LP 1962)


Cambiémos de tercio y desplacémonos de nuevo a la prehistoria de los sonidos sintéticos. Si el disco de Electrosoniks pertenece al jurásico de la electrónica popular, éste "Man In Space With Sounds" de Attilio Mineo proviene por lo menos del cretácico.

Primero situémonos en el tiempo y el espacio. Seattle, USA, 1962. Se celebra una nueva edición de la World's Fair, actualmente conocida como Exposición Universal, o simplemente Expo. Aquella edición en concreto fue denominada la Century 21 Exposition. Entre las múltiples atracciones que se presentan, hay una de ellas, denominada The World Of Tomorrow, que llama poderosamente la atención y que fue visitada por dos millones y medio de personas. Se trata de un inmenso espacio futurista, dotado de un extraño ascensor llamado Bubbleator, con una enorme cabina transparente y esférica, algo así como una burbuja con capacidad para unas 100 personas. Una vez a bordo, el Bubbleator, operado por un individuo ataviado con la escafandra y el traje plateado de hombre espacial típicos de las películas sci-fi de los 50, se eleva mediante un sistema hidráulico, y los visitantes disfrutan de múltiples efectos de luces, la sensación de estar inmersos en un mar de burbujas, y la visión panorámica de las distintas secciones del recinto, bautizadas con nombres tales como "la casa del mañana" o "la oficina del mañana".

Durante el trayecto los visitantes son testigos de lo que les depara el próximo siglo XXI: una vida llena de comodidades gracias a las máquinas y los imparables avances tecnológicos que permitirán disfrutar de cosas hasta entonces impensables: desde minihelicopteros privados a habitaciones con paredes que cambian de color según el estado de ánimo del residente, desde máquinas que transmiten correspondencia instanánea a teléfonos sin cables que permiten ver imágenes del interlocutor. Mientras el Bubbleator realiza el recorrido, una voz en off va presentando brevemente cada una de las secciones, y una extraña música, jamás escuchada anteriormente y que realmente parece provenir de ese futuro imaginario, suena a fuerte volumen.
Precisamente este "Man In Space With Sounds" que presentamos aquí es la banda sonora que los viajeros escuchaban. Su autor es Arthur "Attilio" Mineo (Nueva York, 1918), un discreto pianista, director de orquesta y, junto a su esposa Toni, compositor de canciones para publicidad y radio. Parece ser que la compuso en 1951, pero cuando recibió el encargo de realizar la música para el World of Tomorrow, quiso hacer algo especial, acorde con la envergadura y la temática del evento. Decidió añadirle toda una serie de ruidos, sirenas, silbidos espaciales, vuelo de cohetes, percusiones marcianas y reverberaciones extraterrestres, generados mediante primitivos instrumentos electrónicos, fundiéndose o alternándose con las orquestaciones. El resultado es absolutamente fascinante, aunque los ruidos de algunos pasajes ("Mile-a-minute Monorail", "Century 21") y el tono siniestro y amenazador de alguna de las composiciones ("Soaring Science", "The Queen City"), que por momentos recuerdan más la banda sonora de Psicosis que otra cosa, contrasta fuertemente con la imagen de felicidad, paz y confort que ese futuro prometía. Es más, no me extrañaría que alguno de los visitantes hubiera huído despavorido al salir del Bubbleator. Y si se permitía la entrada a los niños, no quiero ni pensar en sus posibles reacciones.
El disco fue publicado por el sello discográfico propiedad de la organización, World's Fair Records, y sólo se vendió en los puestos oficiales de venta de souvenirs ubicados en el recinto mientras duró el evento. Había disponibles dos versiones, una que incluía entre tema y tema las narraciones en off tal como se escuchaban en la atracción, y otra sin ellas. Clausurada la feria, jamás fue vendido en ningún otro sitio, por lo que adquirió de inmediato la categoría de rareza de sumo interés para los coleccionistas de lounge, exótica y space age pop. 35 años después, en 1997, el sello barcelonés Wah-Wah realizó una limitadísima y muy fiel reedición en vinilo, y al año siguiente, los suecos Subliminal Sounds reeditaron en un sólo CD las dos versiones originales en vinilo.
En definitiva, un insólito disco de obligada escucha tanto para los estudiosos de los orígenes de la música electrónica o del lounge espacial, como para los aficionados al retrofuturismo en general.
DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

7 comentarios:

  1. Hola Elektroid. Muy buena aportación!!!! Desconocía totalmente este disco. La verdad es que el lounge, exótica, space age pop, muzak y demás nombres que se le da a esta música, no la tengo precisamente entre mis favoritas (tengo sólo un par de discos y entrarían dentro de lo más electrónico: uno de Piero Umiliani y otro Kingsley y Perrey).
    Estoy escuchando el disco mientras redacto estas líneas, y efectivamente, la música parece salida de una película de terror. La música me recuerda bastante a algunas bandas sonoras de serie B de los cincuenta pre-Forbidden Planet en las que las orquestas solían interpretar sonidos casi atonales mientras algún theremin perdido silueteaba una melodía misteriosa. Es curioso ver cómo veían en los años 50 y 60 el futuro del año 2000 o 2010, lleno de tecnología que aun hoy no es realidad.

    Un saludo

    Pablo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Audionaut.
    En algunos momentos, muy pocos, suelo escuchar lounge/exotica de gente como Les Baxter o Martin Denny. Precisamente investigando este tipo de artistas acabé descubriendo esto en su día.
    Las visiones futuristas de los 50/60 son efectivamente curiosas. Sin embargo, aunque fuera a su manera, en algunas cosas acabaron acertando: teléfonos móviles, videoconferencias, correo electronico...
    Salu2!

    ResponderEliminar
  3. Lo siento amigo, las celebraciones. A ver si ahora puedo comentar algo de lo que poner los amigos en sus blogs. Ahora entiendo a los "mayores" cuando dicen que el día sólo tiene 24 horas. Ja,ja,ja.
    Lo escuché cuando lo pusiste y lo hago ahora mismo cuando estoy escribiendo esto.
    Es inevitable que te vengan instantánes de las películas de ciencia ficción serie B (término para mí que las magnifica, ya que los medios eran muy precarios por aquellos años y más con un presupuesto ridículo), o las películas de terror de la Hammer.
    Estupendo, encantador, evocador, esas son mis etiquetas.
    No sé si puede ser Lounge, Lo-Fi, Space Age Pop o lo que sea.
    De vez en cuando escucho cosas de este estilo y la verdad es que las disfruto. No sólo es el encanto de la antiguo, es que descubres que mucha de esta gente quedó relegada en un segundo plano, con disco que parecían simplemente para Muzak ambiental. Cuando muchos de estos discos tienen cosas interesantes para descubrir, aunque sólo sea por lo que eran capaces de hacer en un estudio de los de estonces.
    Termino recomendandoos que escuches algo de Esquivel, considerado el padre del Lounge, pero fuera de eso, alucinas de lo que conseguía este señor en un estudio, pues era un obsesionado por la calidad de sonido.
    Saludos eléctricos.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Chorby, no es necesario que te disculpes, faltaría más! Ya me he dado cuenta de la intensa actividad que has tenido durante esta semana de celebraciones, que bienvenidas sean.
    Es cierto que hay cierta injusticia en que este tipo de discos queden relegados a ese segundo plano, al olvido o a ser material para cuatro chiflados, teniendo en cuenta que fueron precursores absolutos de la música electrónica dirigida al sector popular.
    Esquivel también suelo escucharlo, es cierto que en lo que a sonido se refiere probablemente fue el mejor. De hecho tengo un
    álbum suyo de villancicos en clave lounge que suele ser la banda sonora en mi casa durante las visitas navideñas.
    Salu2!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por subir este disco y mantenerlo disponible después de tanto tiempo, un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Los temas orquestales originales no pertenecen a Mineo sino a las colecciones del sello Major Records y luego Thomas Valentino Inc. con compositores como Roger Roger, Rico Calle, Sam Trust y otros.

    ResponderEliminar
  7. Eso es precisamente lo que buscaba yo, "Los creadores de los temas orquestales originales" porque para mi gusto, Mineo los destruyó con los sonidos ridículos que les puso encima. En muchos films clásicos de sci-fi de los 50's he escuchado estas fascinantes melodías. Eternamente agradecido Christian Landaeta Torres por tu valiosa información.

    ResponderEliminar