miércoles, 22 de diciembre de 2010

A Number Of Names - Sharevari (12'' 1981)

Por norma general suele citarse a los detroitianos Cybotron, y en concreto su tema "Alleys Of My Mind" de 1981, como la semilla original del denominado Detroit techno, género que se expandió a lo largo y ancho del planeta unos cuantos años después aprovechándose del fenómeno acid-house. Quizás debido a la presencia de Juan Atkins en esos primeros Cybotron, uno de los miembros de la llamada Santísima Trinidad del techno de Detroit junto a Derrick May y Kevin Saunderson, y una autoridad mundial en el ámbito de la música electrónica, esa afirmación se ha considerado generalmente un teorema irrefutable.
Sin embargo, no son pocas las voces que discrepan al respecto, argumentando con contundencia que este visionario maxi titulado "Sharevari", publicado semanas antes del citado tema de Cybotron, contiene la verdadera esencia que dio origen al subgénero. Y puede ser que razones no les falten.
A Number Of Names fue un efímero trío, también de Detroit, formado por Sterling Jones, Paul Lesley y Roderick Simpson. Su testamento discográfico se reduce prácticamente a este tema emblemático que aquí presentamos. A pesar de la corta vida artística de sus autores, este tema ha alcanzado tal estatus de leyenda que su  nombre aparece ya escrito en letras de oro en todas las narraciones históricas de la música electrónica popular que se precien, como el libro "Techno Rebels" de Dan Sicko, en el que profundiza con detalle al respecto.
En resumen, "Sharevari" debe su título a un club de Detroit de idéntico nombre, un glamouroso local frecuentado por la flor y nata del pijerío local, que acudían en sus lujosos coches ataviados con prendas de alta costura, y donde las ondas neorrománticas, tecnopoperas e italodiscotequeras, emitidas desde la Vieja Europa, causaban estragos entre una juventud ávida de sonidos modernos. El nombre del club proviene a su vez de una línea de moda francesa llamada Charevari.
Precisamente de todo ese lujoso ambiente trata la canción, algo que quizás no encaja con la imaginería científica y tecnológica que se le presume al techno. Sin embargo, el colchón musical sobre el que A Number Of Names narra su historia se avanza sin duda unos cuantos años al devenir de la eletrónica de baile. Evidentemente, contiene trazas de música disco y textos algo superficiales, pero esa línea de bajo, de carácter oscuro, hipnótico y lineal, anticipa claramente unas estructuras acid todavía muy lejanas. En todo caso, un tema que sin duda hay que tener en cuenta a la hora de narrar la apasionante historia de la música electrónica.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

sábado, 11 de diciembre de 2010

Heavy Duty Breaks (LP 1984)


Tal como explicamos en la entrada correspondiente al recopilatorio "Discordia", durante 1984 y 1985 el sello D.R.O. publicó en España unos cuantos discos del sello británico Illuminated Records. Éste fue uno de ellos, publicado en UK en 1984, y que apareció aquí al año siguiente, a través de una subsidiaria de D.R.O. llamada Neón Danza, a la sazón recientemente creada, y que estaba especializada en productos destinados a la pista de baile.
Este "Heavy Duty Breaks" (juego de palabras basado en la expresión heavy duty brakes, algo así como frenos para vehículos pesados) es en realidad una especie de megamix en clave radical dance (efímera denominación que se le dió a la música electrónica de baile con tendencia industrial) basado en varios temas de grupos de Illuminated, como Portion Control, 400 Blows, 23 Skidoo, Tara Butler, etc. Vamos, una especie de Max Mix (un producto bastante célebre en la época), pero realizado con materiales más... abrasivos. Fue realizado por un tal Eddie "Evil" Richards, junto al polifacético Martin Glover, entre otras cosas ex-bajista del legendario grupo after-punk Killing Joke, y más conocido como Youth.
Richards y Youth no se limitaron a realizar un megamix simplemente empalmando los temas a la manera del citado Max Mix, sino que incorporaron arreglos propios para las potentes bases rítmicas y las transiciones, siendo en este sentido un trabajo muy precursor. El resultado son dos enérgicas mezclas de 15 minutos que, aunque arrastran algún tic coyuntural de la época, suenan bastante adelantadas a su tiempo. Los ritmos quebrados de la cara A, de tempo más calmado y salpicada de scratches, tiene un aire, digamos, break-dance, pero la cara B, más subida de bpm's, es demoledora teniendo en cuenta el momento en que fue publicado este artefacto.
Un disco bastante olvidado pero que sin duda merece la pena ser revisitado.
La lista detallada de temas que forman cada megamix es la siguiente:

Cara A:
400 Blows - Pressure
23 Skidoo - F.U.G.I.
Out - Tough Enough
Dormannu - The Dread
Zazou - M'pasi Ya Pamba
400 Blows - Grove Jumping
23 Skidoo - Coup
400 Blows - Declaration of Intent

Cara B:
Executive Slacks - Our Lady
Data - Blow
Portion Control - Raise the pulse
Data - Blow
Portion Control - Go-Talk
Power to Dream - Faith Healer
Tara Butler - Up against the wall
Power to Dream - Faith Healer
Sex Gang - Dieche

DESCARGAR
(contraseña: trybuna)

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Korta-Zaharra - Transit Motion (7'' 1985)


Korta-Zaharra fue un dúo vasco formado en 1984 por los hermanos Begoña y Fernando Kortázar. Desde muy joven Begoña es una nómada que ha residido ya en lugares tan exóticos o lejanos como Marruecos o Australia.

A principios de los 80 recala en Nueva York. Allí es bajista de un grupo llamado Work, mientras su hermano Fernando forma parte de un grupo barcelonés llamado De la Motta. Ni una ni otro están demasiado satisfechos con lo que hacen, por lo que Fernando se traslada también a Nueva York en verano de 1984 y forman el dúo. Poco a poco desarrollan conjuntamente las ideas que les rondan por la mente y van componiendo un repertorio. Begoña desprende cierto aire místico, tanto en su manera de cantar como en ciertas declaraciones en que manifiesta que la música es el camino que tiene para comunicarse con el más allá.

Al año siguiente viajan a Madrid acompañando al novio de Begoña, un escultor norteamericano que expone en la feria Arco '85 y cuya exhibición musican los hermanos Kortázar. Aprovechan su estancia en la capital para contactar con Grabacciones Accidentales, y firman para publicar este single, que también apareció en formato 12'' incluyendo una extended mix de "Transit Motion" apenas un minuto más larga.

Se trata de un par de canciones catalogables como funk electrónico, con tempo lento y estructura break dance en "Transit Motion", y mayor dinamismo en "Dive Out", en mi opinión mucho mejor. En la grabación participan otros dos músicos, César Molero y José Jiménez, que consiguen dar un matiz muy cálido y casi exótico a su música, con un tratamiento percusivo muy interesante, especialmente en el trabajo a los bongos de José Jiménez.

Poco después de publicarse este disco, y a pesar de que prometían continuidad, el dúo desapareció en combate. Hoy en día diría que es uno de los discos más olvidados del panorama pop nacional.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

sábado, 4 de diciembre de 2010

Van McCoy & The Soul City Symphony - Disco Baby (LP 1975)


Hoy me ha resultado imposible reprimirme y me he visto en la necesidad de publicar una entrada dedicada a un disco no electrónico (aunque casi). Es una aportación que podríamos catalogar de "personal e intimista", motivada por una cuestión de memorabilia personal asociada a una determinada canción que en mi tierna infancia me marcó profundamente. Por lo tanto, debo advertir que en esta entrada nos apartamos un poco de la temática habitual de la Trybuna Elektronika y que es posible que carezca de interés para el lector habitual.

Este "Disco Baby" de Van McCoy & The Soul City Symphony, publicado en 1975, es uno de los primeros álbumes en que la palabra disco forma parte de su título. Es el segundo LP de Van Allen Clinton McCoy, un productor y compositor nacido en Washington, que inicialmente trabaja a sueldo para artistas generalmente soul y que posteriormente, acompañado de su The Soul City Symphony, se decantaría hacia la música disco. En esa época, el sonido disco estaba aún en la fase inicial de su evolución, un género hasta entonces circunscrito prácticamente a determinados ambientes gays y de raza negra en los USA, aunque gracias al éxito de algunos temas, empezaba a expandirse rápidamente e iniciaba su viaje hacia la vieja Europa.

Este LP, sin embargo, mantiene aún esos rasgos iniciales del estilo: mezcla de funk, soul, cuerdas de Philadelphia, matices lounge, textos intrascendentes, tempo moderado, hedonismo a borbotones y estética blaxploitation. Todos los temas de este disco siguen más o menos esa misma tónica. No puede decirse que sea, ni mucho menos, mi álbum favorito de música disco, un género que, como ya he dicho en alguna ocasión, siempre me ha atraído en líneas generales. Pero este disco incluye un tema cuyo recuerdo, como decíamos antes, es lo que realmente ha motivado esta entrada.

No se trata de un recuerdo cualquiera, sino el de haberme sentido por primera vez en mi vida, hasta donde soy consciente, fuerte e indeleblemente impactado por una canción, casualmente escuchada por la radio. Por asociación con otros recuerdos, tuvo que ser en otoño de 1975. Una tarde en mi casa sonó ese tema por la radio. El aire misterioso de sus primeros 30 segundos me provocaron una irresistible atracción, teñida de algo muy semejante al miedo o desasosiego. Recuerdo en esos primeros instantes haber corrido temeroso hacia los brazos protectores de mi madre, pero de repente, la canción cambia y se vuelve más festiva y pegadiza. Aunque volví a escucharla en unas poquísimas ocasiones posteriores, bastó esa primera vez para que la melodía se grabara a sangre y fuego en mi memoria de por vida. Todo esto puede sonar muy peliculero, pero juro y perjuro que fue así.

Lógicamente, a esa edad de 6 años no sabía el título ni el autor del tema, conceptos todavía poco conocidos para un niño. Al poco tiempo, el recuerdo de la dichosa canción entró en hibernación en el limbo de mi subsconciente, evocándolo fugazmente muy de vez en cuando mientras los años iban pasando.

De repente, hacia 1990 el recuerdo aflora con fuerza al adquirir el LP "Ninety" de 808 State, y escuchar con estupor que su tema "Cobra Bora" reproducía durante algunos instantes ese coro intrigante que tanto me había marcado en mi tierna infancia y que desde entonces no había vuelto a oir. Sin embargo, los créditos del disco no hacen referencia alguna al origen de esa melodía. Internet aún no había nacido, por lo menos en su forma actual, por lo que los recursos para averiguar este tipo de información me resultaban muy limitados. Tras algunos infructuosos intentos, seguí quedándome con las ganas de saber cómo rayos se titulaba aquello y quién diablos era su autor o autores.

Hacia finales de los 90 surge una segunda oportunidad. De manera totalmente casual, escucho un breve fragmento del tema original como sintonía de cierre de uno de esas repelentes tertulias televisivas de emisión matutina. No recuerdo si era de TVE o de Antena 3, pero la cuestión es que mi obsesión me llevó al punto de llamar por teléfono a la cadena televisiva para ver si podía averiguar algo, aunque tras largos tonos de espera al otro lado de la línea,  no tuve suerte.

Pero como suele decirse, a la tercera va la vencida. Pocos meses después de esa "anécdota televisiva", me encuentro enfrascado en la enésima lectura del libro "La Madrugada Eterna" de Paco Peiró. Mientras lo leía en aquella ocasión, seguía la costumbre de descargarme algunos temas que el autor mencionaba y que eran desconocidos para mí. Usaba el entonces reciente Napster, el primer programa de intercambio de archivos que surgió en internet. En el capítulo dedicado a la música disco, y en concreto cuando habla de sus orígenes, el autor hace mención de un par de temas que considera memorables: Uno es el "Love's Theme" de Barry White, canción que probablemente todo el mundo habrá escuchado alguna vez. El otro es "The Hustle" de Van McCoy, nombre que me era totalmente desconocido. Tan sólo por perezosa curiosidad, introduje estos datos en el buscador del Napster, encontré y descargué el tema, lo empecé a escuchar, y casi me da un síncope cuando oigo sonar esos misteriosos segundos iniciales de aquel tema que 25 años antes tanto me había impresionado, felizmente recuperado de la manera más azarosa gracias a la lectura de un libro sobre música electrónica.
En este breve video vemos a Giorgio Moroder (precisamente el artista a quien Paco Peiró dedica mayor extensión en su capítulo sobre la música disco) y a John "Jellybean" Benitez comentando las excelencias de "The Hustle".


Según explicó el propio McCoy en su momento, "The Hustle", título que hace referencia a un baile de efímera moda en la época, fue incluido en este LP casi de milagro, pues fue el último tema que grabaron durante las sesiones, y a punto estuvo de ser descartado. Pero entró, se publicó también en single y resultó ser un bombazo inesperado en USA, llegando incluso a ganar un Grammy como mejor instrumental del año. Fue el único gran éxito que su autor obtuvo durante su carrera en solitario. Cuatro años después Van McCoy fallecía de un infarto con tan sólo 35 años de edad.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

sábado, 27 de noviembre de 2010

Tone Set - Calibrate (MLP 1983)


Por enésima vez, dedicamos otra entrada a uno de esos oscuros grupos electrónicos de los primeros 80 cuyo único testamento discográfico se reduce lamentablemente a un sólo vinilo.

En esta ocasión le toca el turno a Tone Set, un dúo formado probablemente hacia 1981 por Galen Herod y Greg Horn en Tempe (Arizona), quienes se conocen trabajando en una emisora de radio local. Ambos comparten piso, que acondicionan también como pequeño estudio de grabación doméstico y donde dan forma a sus primeras ideas, principalmente material instrumental elaborado mediante técnicas de collage, cintas pregrabadas con diálogos televisivos o radiofónicos, e instrumentación electrónica. No obstante, no se trata de una música excesivamente difícil o vanguardista, sino que se advierte un remarcable acento asequible. De hecho, el tema "Out, Out" se convierte en un pequeño hit a nivel local. Estos trabajos ven la luz al año siguiente a través de un cassette titulado "Cal's Ranch".

En 1983 publican su único disco, este mini LP titulado "Calibrate", un trabajo en que el grupo muestra dos facetas, o más bien dos fases evolutivas, bastante diferenciadas entre sí. La primera, más reciente, ocupa la totalidad de la cara A y la forman tres canciones de un electro-pop saltarín, pegadizo y totalmente electrónico, de letras simples y directas, en una línea no demasiado distante del primer álbum de Depeche Mode, por citar un referente, aunque me parece advertir cierto aroma tipo Devo o The B-52's. En cambio, la cara B muestra esa vena anterior más experimental mediante tres temas recuperados de "Cal's Ranch".

El grupo graba un encantador videoclip de estética vintage de su tema "Life Is Busy", que llega a ser emitido una sóla vez a través de MTV, y que podemos ver aquí:


Muy poco después tras la publicación de "Calibrate", el dúo se separa por motivos desconocidos, emprendiendo cada uno trabajos en solitario y publicando algunos cassettes, ocultos siempre en el absoluto underground. Afortunadamente nos dejaron este sobresaliente trabajo como testimonio de su breve existencia.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Lime - Your Love (LP 1981) / Lime II (LP 1982) / Lime 3 (LP 1983)




Denis & Denyse Lepage, los Lime de verdad...
Por un momento, dejemos de lado artistas y discos poco conocidos o difundidos y vayamos al otro extremo de la repercusión comercial con el dúo canadiense Lime, probablemente el mejor y más exitoso proyecto que dio la música disco electrónica norteamericana de los primeros 80.

Posteamos simultáneamente en esta única entrada sus tres primeros álbumes, sin lugar a dudas los mejores que publicaron y, a su vez, piezas clave tanto en el desarrollo de subgéneros como el hi-energy o el italo-disco, como en el futuro nacimiento del house. Tres trabajos memorables, tanto por el excelente nivel musical como por la importante carga nostálgica y emotiva que actualmente me transmiten a nivel personal. Tres obras tristemente infravaloradas o directamente ignoradas en su momento por la prensa supuestamente especializada, y hoy día no tan recuperadas como se merecerían o cabría esperar.

Aunque hay algún escaso relleno, defectillo totalmente normal en los LPs de música disco, seguro que en cualquiera de estos tres álbumes encontrarás algún tema, como "Guilty" o "Babe, We're Gonna Love Tonight", que en mayor o menor medida, y en función de tu edad, has escuchado o bailado, y que probablemente ahora te traiga agradables recuerdos de tu juventud.

Es hora de nostalgia disco. Es hora de Lime. [Leer más]

domingo, 21 de noviembre de 2010

Throbbing Gristle - 20 Jazz Funk Greats (LP 1979) + bonus



En la primera encarnación de este blog dediqué una entrada al single "Adrenalin" de Throbbing Gristle. Iba a reeditarla ahora, pero finalmente he preferido retocar y ampliar alguno de esos antiguos párrafos para hablar de este histórico álbum, uno de mis grandes favoritos de todos los tiempos, al que además le he añadido unos extras creo que bastante adecuados. Por cierto, mientras estaba trabajando en esta entrada, parece ser que por algún error mío apareció publicada durante un par de horas sin estar aún terminada. Disculpas por la confusión causada.

Supongo que el nombre de Throbbing Gristle no necesita la más mínima presentación. No voy a extenderme sobre este grupo, pues existen miles de recursos en la red donde encontrar toneladas de información sobre su notoria biografía y abultadísima discografía, así como un extenso libro escrito por Simon Ford titulado "Wreckers Of Civilisation". No obstante, los más profanos en la materia pueden leer una brevísima síntesis expandiendo la entrada.

Throbbing Gristle de izquierda a derecha:
Peter Christopherson, Genesis P. Orridge,
Cosey Fanni Tutti y Chris Carter.
En este LP, grabado totalmente en estudio a diferencia de la mayor parte de sus trabajos, no hay ninguno de sus virulentos ataques a los sentidos tan propios del grupo, sino un buen puñado de temas basados en secuencias y ritmos electrónicos que empiezan a parecer canciones y que por momentos parecen acercarse tímidamente a un electro-pop oscuro, hipnótico y minimal, aunque salpicado aquí y allá de amenazas contenidas y tenues perturbaciones industriales, y alternadas con enigmáticas insinuaciones ambient. Conviene también destacar la atractiva y aparentemente apacible portada. [+/- info]

Todo en este disco vale su peso en oro: "Hot On The Heels Of Love", recitado sensualmente por Cosey sobre un primitivo ritmo euro-disco; la obsesión esquizoide y bucle industrial de "What a Day"; más secuencias semi-industriales en "Still Walking"; el ritmo mecánico y alegato sobre su propio arte que es "Convincing People"; y sobre todo el canto hipnótico de Genesis cual crooner psicopático en "Persuasion", que a priori nos habla de su poder de persuasión para seducir y someter sexualmente, aunque la ambigüedad de frases como "tengo una caja de galletas para conservar tus bragas; bragas sucias, bragas blancas, bragas escolares..." o bien "cuando lo hayas hecho todo, será demasiado tarde para que te importe" pueden dar a entender otra terrible cosa...

De sumo interés resultan también "Beachy Head", "Tanith" y "Exotica", tres fascinantes experimentos a medio camino entre la anticipación ambient y el lounge.

No me acabó de convencer que en la reedición en CD que Mute Records publicó a principios de los 90 se incluyeran como temas extra las dos versiones en directo del "Discipline" publicadas originalemente en un maxi y que en mi opinión aquí no pegan ni con cola. Creo que hubiera sido mejor cualquiera de los cuatro temas que incluyo como bonus, todos ellos extraídos de sus tres singles en Industrial Records y que reflejan fielmente esa cara más "amable" de TG en lo que a sonido se refiere. El "United" de 1978 es un tema que podríamos calificar de minimal synth, con un texto aparentemente inofensivo, aunque una segunda lectura puede desvelar ciertas alusiones al incesto. Fue el primer tema de sonido medianamente asequible que publicaron, con el fin de colarse en las listas de éxitos independientes de Gran Bretaña y así obtener mayor repercusión en los medios. El sucio y perverso "Something Came Over Me" apareció originalmente en un single de 1980, publicado simultáneamente junto a otro 7'' titulado "Adrenalin / Distant Dreams (Part Two)", posiblemente el disco más asequible en toda la trayectoria de Throbbing Gristle.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

sábado, 20 de noviembre de 2010

A Covenant Of Thorns - Hallowed & Hollow (CD 1999)


Seguimos con synth-pop, aunque en esta ocasión con un proyecto colindante con la dark wave y más cercano en el tiempo.

En los albores del nuevo milenio, se puso muy de moda una entonces pionera web llamada mp3.com y que nada tiene que ver con la actual. En aquella época, a través de ese portal, cualquier grupo o músico aficionado podía darse a conocer, colgando fotos, información y temas para descarga gratuita, e incluso organizarlos a su gusto en álbumes, denominados DAM CDs. Puedes expandir la entrada para más información al respecto.

Fue precisamente en aquella original y genuina mp3.com donde descubrí casualmente este singular proyecto, inicialmente establecido en Seattle y luego trasladado a Chicago, llamado A Covenant Of Thorns, nombre bajo el que se esconde su único miembro, Scott-David Allen. A través de su cuenta en el citado portal, en 1999 puso a la venta on line en formato DAM CD este "Hallowed & Hollow", su primer álbum, del que ofreció a modo de apetitoso adelanto 4 ó 5 de sus temas en descarga gratuita y que se mantuvieron en las posiciones más altas de las listas especializadas dentro del portal. Esos temas me atraparon totalmente, y motivaron que éste álbum fuera una de las pocas compras que hice a través de esa web.

En un primer momento, tanto el nombre del proyecto como la imagen de su único integrante, quien en su perfil aparecía vestido de riguroso luto en numerosas fotografias tomadas en un cementerio, parecían indicar una clara orientación hacia lo gótico. Y realmente es así, pero con algunos matices que lo distancian ligeramente de los estereotipos más comunes de esa escena. Sus textos, según él escritos en un momento muy oscuro de su vida, nos hablan de melancolía, tristeza, desesperación, muerte y otros asuntos de similar índole, pero sin cerrar la puerta a la esperanza y desde un punto de vista muy intimista y francamente emotivo, no aptos para ser escuchados en determinados estados de ánimo. Además, Allen los canta con una voz suave y tímida que se aparta de las voces graves y dramáticas habituales en la escena dark, encargándose además de las voces de acompañamiento.

Respecto a la música, su estilo es un dark synth-pop de gran belleza melódica, evocador y por lo general reposado, de acento añejo y tenues matices épicos, ejecutado domésticamente mediante modestos medios electrónicos y grabado en 4 pistas. Puede ser comparable estilísticamente a grupos como The Frozen Autumn, los veteranos Clan Of Xymox o algunas cosas de Wolfsheim. Aparte, Allen ha reconocido siempre que las dos mayores influencias que ha recibido son las de Gary Numan y Depeche Mode, siendo especialmente evidente ésta última en los temas más pausados del álbum, cuya voz me recuerda bastante a la de Martin L. Gore.

Resulta difícil destacar algún tema en particular entre tanta excelencia. A mí particularmente me encantan "Empty Exorcism", "Purgatory", "Forever" y, sobre todo, "Drive Me Home", una impresionante canción que quizás hubiera sido aún mejor si hubiera durado un par de minutos menos, un insignificante defectillo del que adolece algún que otro tema.

El ritmo de trabajo de A Covenant Of Thorns es sumamente lento. Hubo que esperar hasta 2004 a que viera la luz su segundo álbum, titulado "If The Heavens Should Fall", autopublicado ya fuera de mp3.com, y en el que se palpa la evolución y mejora a nivel vocal, técnico y compositivo, y un rumbo hacia derroteros algo más luminosos. Y lleva 3 años trabajando a ratos en su tercer CD, cuya grabación dice estar ya a punto de concluir.

En definitiva, sin duda éste no es el disco adecuado para organizar una fiesta loca de baile y desenfreno, de hecho podrá resultarle algo soporífero y/o depresivo a más de uno, pero tiene gran interés si trata de escucharse con atención, y es ideal para quedarse en casa y contemplar la lluvia golpeando los cristales durante una de esas tristes tardes invernales, mientras meditamos en nuestro más profundo interior sobre nuestro pasado, presente, futuro, y sobre nuestro inevitable final...

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

miércoles, 17 de noviembre de 2010

New Scientists - Pictures Of Reality (LP 1986)


Dedicamos esta entrada a un disco prácticamente desconocido y de una rareza extrema, pues se estima que sólo se prensaron 500 copias a lo sumo.

New Scientists fue un trío alemán de synth-pop formado por Lutz Froberg (voz), Rene Bachmann (sintes) y Uwe Kallenbach (sintes). Este LP, y el maxi "Storm" que se extrajo del mismo, ambos autopublicados por el propio grupo, son su único testimonio discográfico. El grupo dejó de existir prácticamente en el momento en que este álbum vio la luz. Años después Kallenbach formaría Syntec, otro grupo synth-pop, aunque de tendencia EBM, ya desaparecido y que también pasó bastante desapercibido.

"Pictures Of Reality" es un agradable LP en una onda próxima a sus compatriotas Boytronic, aunque con menos carácter, producción algo justita y escaso presupuesto, pues fue grabado en tan sólo dos días. A pesar de ello, desprende un encantador aire amateur. Su sonido es 100% electrónico y bailable, aunque sin sobresaltos, ya que cierta melancolía recorre casi todos sus surcos.

Lo único malo de este disco es el momento en que fue publicado, pues en 1986 la música electrónica, en lo que a popularidad se refiere, toca fondo: los grandes nombres del tecno-pop de los primeros 80 han desaparecido, o su inspiración y ventas han caído alarmantemente, el italo-disco está en plena agonía de muerte, la incipiente EBM no ha salido aún de las cavernas, y géneros como el acid, el house o el new beat están, en el mejor de lso casos, en fase embrionaria. Para acabarlo de rematar, una apestosa nube de "autenticismo rockero/guitarrero" flota en el ambiente, dejando tal rastro de insoportable fetidez que allí por donde pasa no vuelve a crecer la hierba. Con ese lamentable panorama, no es de extrañar que discos como éste y grupos como New Scientists, y seguramente centenares más hoy día totalmente olvidados o desconocidos, estuvieran condenados al fracaso nada más aparecer.

Por fortuna, el tiempo pone las cosas en su lugar. Desde hace un par de décadas, la electrónica, a pesar de los empeños en desprestigiarla por buena parte de las "hordas auténticas" que todavía existen (otra parte ha tratado de sacar partido de ella), forma por fin parte de la música popular de manera irrevocable y le pese a quien le pese. Además, la eclosión de internet permite recuperar o dar a conocer oscuras piezas como ésta, que aunque no sea el mejor disco synth-pop de la historia, bien merece ser (re)descubierta.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

sábado, 13 de noviembre de 2010

David Carretta - Rodeo Disco (CD 2008)


Del puñado de álbumes que en los últimos tiempos me han enganchado de una manera enfermiza, destaca especialmente este "Rodeo Disco" del marsellés David Carretta, un productor techno cuya carrera despegó tras fichar por International Deejay Gigolos, el sello de DJ Hell, durante el auge del fenómeno electroclash de finales de los 90.

Éste es su tercer trabajo largo, en esta ocasión a través de su propio sello Space Factory, y supone un evidente cambio respecto a sus dos álbumes anteriores en el sello del alemán, algo más dispersos y que se nutrían de techno, electro, disco y ebm, característica que compartía con otros productores franceses surgidos en la última década, como  Terence Fixmer, Millimetric o The Hacker.

Este "Rodeo Disco" es en mi opinión muy superior, un álbum de mayor cohesión y que casi podemos calificar de conceptual. La pasión de Carretta por la ciencia ficción le lleva a sumergirse en un estilo íntimamente relacionado como fue el space-disco de finales de los 70, para someterlo en el interior de su laptop a una profunda y adictiva revisión, sin tratarse en absoluto de un ejercicio de nostalgia o revivalismo barato, sino una ejemplar puesta al día de un género que el productor francés nos devuelve en forma de electro-techno camuflado bajo su característico manto kitsch, petardo y caradura, evidente en los títulos, portada e imagen a lo Giorgio Moroder de los años 70, mostacho incluído.

Sobre unos ritmos computerizados que en algunos momentos me recuerdan a los Yello más bailables, Carretta despliega con talento y buen gancho melódico su arsenal de típicos ingredientes del space-disco: vocoders, sensuales voces femeninas, colchones sintéticos, ambientación intrigante, melodías de cierto carácter kraftwerkiano (la voz robótica de "Dance Machine" es un evidente guiño a "The Man Machine"), sonidos del frío espacio exterior, y líneas de bajos herederas del mejor Moroder de los 70.

Salvo la sobredosis mal digerida de Daft Punk que se titula "New Disco Beat", para mí el único escollo del disco, el resto es sobresaliente: Efluvios de ebm de la vieja escuela, otra de las pasiones de Carretta (especialmente en "Love Lazer Dance Sex"), lentos viajes a través del cosmos ("Planet Research", "Good Bye Honey Moon"), y sobre todo, temas que arrasarían en las discotecas de Marte ("New Love", "Sex On The Moon").

En definitiva, no es el disco más original y arriesgado de los últimos años, pero quizás sí uno de los más desenfadados, pegadizos y que mejor le han sentado a mís tímpanos y pies en bastante tiempo.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

miércoles, 10 de noviembre de 2010

The Rorschach Garden - Selection 1992-2003 (recopilación de Trybuna Elektronika)


En 2001 empezó a circular en las redes p2p, camuflado entre antiguo material minimal synth, un tema titulado "State Protection", obra de un misterioso grupo llamado The Rorschach Garden (TRG a partir de ahora). La verdad es que, escuchando el tema, uno hubiera dicho que era alguna oscura gema de synth-pop de bajo presupuesto realizada a principios de los 80 y afortunadamente recuperada en formato digital.

Sin embargo, no era así. A los pocos meses, "State Protection" se había propagado ampliamente, y además iba acompañado de una colección de otros maravillosos temas del mismo grupo. Su origen me resultaba un misterio, pues eran temas sueltos que no iban agrupados bajo ningún título de álbum ni nada parecido, pero me engancharon de tal manera que se convirtieron prácticamente en mi única banda sonora durante unos cuantas semanas.

Paralelamente pude dar con una recóndita web de su autor, hoy desaparecida, y averigué que esos temas estaban recién salidos del horno, aunque todavía no habían sido publicados oficialmente en ningún formato. Asimismo, descubrí con estupefacción que TRG no era más que el proyecto unipersonal de Philipp Münch, una de las dos mitades del dúo industrial Synapscape, y de quien ya adelantamos algo en la anterior entrada. Me sorprendió muchísimo que alguien con tales antecedentes pudiera facturar un electro-pop de carácter retro tan encantandor e inofensivo.

Tengo tendencia a enrollarme más de la cuenta en mis textos, lo cual sin duda puede resultar cansino, así que dejo a opción del lector expandir la entrada para ampliar información sobre este proyecto.

En esta selección he recopilado la práctica totalidad de las primeras producciones electro-pop de TRG, desde 1992 hasta 2003, período previo a su debut oficial en CD y que para mí resulta el más atractivo. Unos cuantos de estos temas son los que estuvieron circulando antes de que su nombre empezara a difundirse de manera más amplia a través de sus primeros trabajos en formato CD oficial.

[expandir/contraer tracklist]

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

sábado, 6 de noviembre de 2010

PMuench - Subversiv (CD-R 3'' 2001)


Sirva esta entrada como prólogo a la que publicaremos el miércoles, dedicada a fondo a este singular artista.

De momento avanzaremos tan sólo que Philipp Münch (así es como se llama realmente el autor alemán de este trabajo) es una de las dos mitades del dúo Synapscape, uno de los nombres más relevantes de la escena power electronics, rhythm & noise, o llama como quieras a sus demoledores ritmos industriales cubiertos de virulento ruidismo y textos epatantes recitados mediante alaridos desgañitados. En todo caso, poco que ver con el contenido de esta pequeña joya, y mucho menos con otros proyectos de este caballero.

Este "Subversiv" es un CD-R de 3 pulgadas, primera referencia autopublicada mediante su propio sello doméstico Sub.ver.siv, y distribuido por correo tradicional por el propio Münch en 2001. Es uno de sus trabajos menos conocidos, el único que ha realizado con el nombre de PMuench, y es en líneas generales bastante diferente a cualquier otra cosa que este polifacético personaje ha hecho.

Salvo el último tema, "Neue Menschen", de un estilo dark-ambient que no me atrae demasiado, los restantes cinco son excelentes raciones de rítmica electro-mecánica, en un estilo que podríamos situar cerca del Lassigue Bendthaus de "Render", aunque de carácter más oscuro, abrupto y, sobre todo, económico.

Una perla prácticamente desconocida que bien merece ser difundida. El "copy allowed" impreso en el folleto interior permite hacerlo además con toda tranquilidad.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Executive Slacks - You Can't Hum When You're Dead (LP 1984)


Es muy poco frecuente que hable de discos en que las guitarras jueguen un papel importante, pero siempre hay excepciones, como es el caso de este disco, que además es obra de otro de esos grupos de culto escasamente conocidos pero que, con la perspectiva del tiempo, uno se da cuenta de que se adelantaron a propuestas sonoras cuyo mérito se lo acabaron llevando otros. No obstante, a pesar de la importante presencia de guitarras, sigue siendo un trabajo eminentemente electrónico.

Executive Slacks fue inicialmente trío de Philadelphia formado por Matt Marello (voz, guitarra y liderato), Bobby Rae (batería electrónica) y John Young (teclados y máquinas). Su estilo parece partir de lo que hacían grupos como Killing Joke o incluso Material, pero le aplican un tratamiento más electrónico y bailable. Sería uno de los primeros grupos en fusionar electrónica rítmica, guitarras ásperas y voces agresivas, bastantes años antes de que lo hicieran Ministry, Skinny Puppy, Mussolini Headkick o los adalides del llamado rock industrial.

Debutan discográficamente en 1983 con un maxi EP de cuatro temas y título homónimo, y publican al año siguiente su segundo disco, otro maxi titulado "Our Lady", ambos publicados a través del sello holandés Red Music. Durante el mismo año aparece, a través de Fundamental, su primer LP, éste "You Can't Hum When You're Dead", que en realidad es una recopilación integra de esos dos maxis, con el añadido de dos inéditos.

Así pues, los cuatro primeros temas de la cara A pertenecen a ese primer maxi. Son temas cuya base bailable se acerca a un funk electrónico de sonido sucio e industrioso, aderezado con guitarras que son utilizadas simplemente como estridente elemento rítmico. Sólo el aire electro-punk del acelerado "Cinema" rompe un poco esa tónica. En este vídeo vemos al grupo interpretando "The Bus" en un programa de la televisión local:


El inédito y oscuro "Sexual Witchcraft", grabado en 1982, cierra la cara A. En el otro lado, encontramos los tres temas de su segundo maxi, acompañados de una remezcla inédita de "Our Lady" realizada por Youth, ex-bajista precisamente de Killing Joke, quien se encargó además de la co-producción de ese maxi. Aquí el sonido se ha pulido, las guitarras se permiten alguna licencia más melódica, los ritmos ganan en contundencia y la voz aumenta considerablemente su nivel de agresividad hasta un punto prácticamente inaudito en las producciones de electrónica bailable de la época. Buena muestra de ello es el denso e impresionante tempo lento de "I'm coming".

Posteriormente verían la luz un par de LPs más, "Nausea" y "Fire & Ice", de 1985 y 1986 respectivamente, puliendo su sonido aunque perdiendo parte de la furia inmediata de estos primeros trabajos mientras poco a poco se van acercando a formas heavymetaleras, de manera similar, aunque menos radical, a lo que les pasaría años después a Ministry. Seguidamente Matt Marello abandona para dedicarse exclusivamente a su verdadera pasión, el videoarte y la pintura, lo que supone el fin de Executive Slacks. Bobby Rae y John Young se incorporan a un efímero grupo de industrial metal (se veía venir) llamado Tubalcain, que tan sólo publica un álbum en 1992.

En 1994 aparece "Repressed", un CD recopilatorio publicado a través de Cleopatra Records, un importante sello californiano especializado, entre otras cosas, en reeditar en CD material alternativo de los 80.

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)

sábado, 30 de octubre de 2010

Trybuna Elektronika Samplers (II) - New York-Miami: Dark Connection


La verdad es que no esperaba repetir tan pronto la agotadora experiencia de realizar un nuevo recopilatorio para la serie Trybuna Elektronika Samplers, pero el hecho de que mañana domingo se celebre esa cosa llamada Noche de Halloween, en tiempos remotos conocida como Víspera de Todos los Santos y hoy día motivo de siniestros (y rentables) festejos en restaurantes, discotecas, parques de atracciones y hasta en la taberna de la esquina, me ha impulsado a confeccionar urgentemente un recopilatorio destinado a aquellos que quieran amenizar sus guateques con sonidos sintéticos acordes con tan lúgubre velada, originados precisamente en el país responsable de la expansión a nivel global de esta celebración.

Sintetizando al máximo para quienes no tienen tiempo o ganas de leer mis peñazos, diremos que este segundo volumen de Trybuna Elektronika Samplers es una recopilación de grupos y proyectos que provienen en su totalidad de Miami y del barrio de Brooklyn en Nueva York. Algunos de ellos están estrechamente relacionados entre sí, ya que comparten miembros en sus formaciones. Todos forman parte de una escena en plena expansión, originada simultáneamente en ambas ciudades hacia mediados de esta década, y que en USA se le ha dado por llamar new dark minimal, new cold wave, new minimal synth y cosas similares. Todos están, en mayor o menor medida, vinculados al sello neoyorquino Wierd Records, máximo difusor del movimiento.

La principal característica de todos ellos es su sonido, generado exclusivamente con antigua tecnología analógica y fuertemente inspirado en el minimal synth más oscuro de los primeros 80, aunque no exentos de personalidad propia. Algunos muestran cierto aire synth-pop de carácter melancólico/nostálgico (Martial Canterel, Xeno and Oaklander, Nina Belief), mientras que otros apuestan por la vertiente más tenebrosa y gótica (Opus Finis, Sleep Museum, Staccato Du Mal). Aparte, se da la atractiva curiosidad de que alguno de los grupos de Miami cantan algún tema en español.

Poco a poco esta escena ha ido ganando adeptos a lo largo y ancho de los USA, y tiene visos de convertirse en un fenómeno de alcance imprevisible. No obstante, también tiene sus detractores, que la tachan de simple moda practicada por un puñado de geeks de la tecnología analógica, sin talento alguno, y que se diluirá como tantas otras tendencias retro. Que cada uno juzgue por sí mismo, el tiempo acabará dictando su sentencia.

En cualquier caso, aunque probablemente no aporten nada realmente novedoso al panorama electrónico, la mayor parte de estos temas me resultan tremendamente atractivos. Por citar un par, de la facción más synth-pop destacaría especialmente la melancolía casi hipnótica del "Blue Flower" de Xeno and Oaklander, mientras que el recitado en español (y por momentos ininteligible) de Staccato Du Mal y su "Fotos Sin Fin" es el que más me gusta de la facción "siniestra".

Quien quiera información más detallada sobre todo este asunto, he preparado uno de mis insufribles tostones, aunque en esta ocasión está camuflado en la oscuridad.

Nada más. Ahora (o mañana por la noche) a disfrutar y a pasar un poco de canguelo con este "New York-Miami: Dark Connection".

DESCARGAR
(Contraseña: trybuna)